Niños hiperregalados ¿Cómo lidiar con la sobreabundancia?


¿Cuántos obsequios reciben tus hijos en las fechas especiales como Navidad, Día de Reyes y su cumpleaños?, ¿cuánto dinero gastas para cubrir todo lo que tu hijo pide en su carta a los reyes o a papá Noe?, ¿alguna vez te has puesto a pensar que no es tan bueno darles tantos regalos a tus hijos?, probablemente nunca te habías detenido a pensar en eso... ¿verdad?


La razón puede ser que todos los padres consideran que lo mejor es dar gusto a sus hijos, ya que, se sienten bien al verlos felices, sin embargo, no se dan cuenta que no es bueno cumplir todos sus deseos, puesto que se van creando exigencias por parte de los hijos, y lamentablemente, son los padres quienes están siendo los responsables de esto sin darse cuenta.


Exactamente, ¿qué es el Síndrome del Niño Hiperregalado?


Existe gran variedad de artículos que hablan sobre esta problemática, lo cual demuestra que es una situación que se encuentra presente en la realidad actual de la sociedad y cada vez son más los padres que intentan educar a sus hijos sin detenerse a pensar si la forma en la que lo hacen es la correcta.


El síndrome del niño hiperregalado es aquel que desarrollan los niños que reciben absolutamente todo lo que piden y más. Resulta completamente normal que el inmenso amor de los padres hacia los hijos ocasione que se nuble un poco la vista y quieran darles todo, con la palabra “todo” nos referimos a aquellas cosas materiales, tales como juguetes, artefactos electrónicos y demás objetos, que a diferencia de los aspectos positivos que los padres podrían pensar que brindan a sus hijos, lo que mayormente les ocasionan es un perjuicio.


Traemos unos ejemplos en los que se evidencia claramente cómo se presenta esto:


En las fechas especiales como cumpleaños, navidad y día de reyes se acentúa este problema, ya que los padres quieren dar un homenaje a sus hijos dando demasiados regalos, cumpliendo las preferencias que tienen los niños acerca de lo que quieren recibir.


gif

También se presenta cuando los padres no tienen mucho tiempo para estar con sus hijos por cuestiones laborales, por ende, deciden dar muchos obsequios para suplir la falta de atención y tiempo, ya que creen que de esta manera demuestran a sus hijos que los quieren, aunque no convivan mucho tiempo con ellos.


Otro ejemplo clave es cuando hay padres que quieren demostrar ante su familia o su grupo social que son buenos padres y que tienen los medios económicos para solventar todos los caprichos de sus hijos, por esta razón, siempre cumplen con las exigencias de los niños y se encargan de que las personas cercanas vean estos actos, y así, ellos tengan una buena impresión de la labor que cumplen como padres.


El último ejemplo que traemos es uno de los más controversiales, ya que genera bastantes problemas en la concepción que tiene los niños sobre la estructura familiar, el amor y el cuidado. Ya que, cuando los padres están separados comienzan a dar muchas cosas materiales a sus hijos, para guiar su preferencia hacia quién es mejor padre, entonces hacen cualquier esfuerzo por lograr ese título, cumpliendo los caprichos de sus hijos y jugando a quién es mejor, compitiendo en dar algo que supere lo que el otro padre está dando.


¿Cuáles son las consecuencias?


En la mayoría de las ocasiones no se detienen a pensar en la cantidad de graves consecuencias a largo plazo que puede tener esta práctica de dar muchos regalos a sus hijos, ya que se centran en lo que se genera en el momento inmediato, porque, ven a sus hijos con una sonrisa en el rostro. Sin embargo, es importante considerar las consecuencias que se pueden tener, para generar conciencia acerca de la importancia de este tema.


La primera consecuencia que se puede obtener encierra el transmitir sentimientos negativos, ya que indirectamente y sin intención, se le está enseñando a los niños a tener poco valor sobre las cosas, seguido de lo anterior, el pensar que todo se puede conseguir de forma fácil, sin ningún esfuerzo, y creer que ellos son merecedores de todo lo que piden.


En consonancia con lo anterior, los niños pueden crecer con un nivel de tolerancia a la frustración muy bajo, puesto que siempre han obtenido todo lo que han querido, además, se crean niños con falta de imaginación e indecisos. Todo lo anterior conlleva a que los niños creen necesidades que realmente no tienen, esto recae en que se vuelvan consumistas y compulsivos.


Como última consecuencia negativa, se presenta la barrera que se crea para que los niños sean capaces de desarrollar la creatividad. El hecho de contar con ilimitada proporción de juguetes ocasiona una estimulación inadecuada que provoca en el niño la incapacidad de descubrir la forma de divertirse o pasarla bien sin necesidad de un juguete o con pocos objetos materiales; esto a la vez, resulta en una afectación en la parte social, ya que dificulta la convivencia con otros niños que han sido educados de forma diferente.


¿Cómo actuar ante el SNH?

A continuación, te presentamos los mejores consejos que puedes tomar para actuar ante esta problemática e incidir de manera positiva en la educación de tu hijo y prepararlo para la vida no solo a corto plazo sino, sobre todo, pensando en su futuro.

  1. Las cosas materiales no son capaces de cubrir o recompensar el tiempo de calidad que los hijos necesitan pasar con sus padres, sin importar la cantidad de trabajo con la que cuentan los padres, es importante siempre buscar un espacio para estar con los niños, escucharlos, platicar con ellos y saber lo que pasa en sus vidas.

  2. Dar máximo cuatro o cinco regalos en los cuales se incluya: un libro sobre un tema que le guste al niño, un elemento útil como puede ser un set de pinturas, un estuche para guardar sus juguetes o si practica algún deporte, se le puede dar por ejemplo una raqueta de tenis, algo necesario como ropa o zapatos, un juguete que el niño desee y una salida con su familia, puede ser regalarle las entradas para el parque de diversiones o para el estreno de una película.

  3. En dado caso que tus familiares les den muchos regalos a tus hijos, puedes guardar algunos y se los puedes ir dando con el paso del tiempo, así le otorgarán un valor a cada uno de éstos.

  4. También, cada vez que a tu hijo le llegue un regalo, les puedes pedir que dé uno de sus juguetes a alguien que lo necesite, con esto le enseñarás que para recibir también hay que dar y que él o ella son muy afortunados por poder recibir obsequios.

  5. Otra cosa que puedes llevar a cabo es estar presente cuando ellos se encuentren haciendo su carta a los reyes o su carta a papá Noel, de esta forma puedes pasar tiempo con ellos, conocerás sus preferencias y además podrás decirles que deben tener en cuenta que no todo lo que coloquen en la carta les va a llegar en esas fechas especiales, también, puedes hacer una adaptación de la carta y pedirles que antes de que hagan sus pedidos, den las gracias por todo lo que recibieron en años anteriores.

Al tener en cuenta todo lo anteriormente mencionado, estarás apoyando el óptimo desarrollo de tus hijos y ayudarás a que se disminuya este síndrome.